Jardines Zen

El jardín zen es un tipo de jardín japonés que se centra en la armonía entre todos los elementos que lo componen.

Los primeros indicios de Jardines Japoneses surgieron en el período Nara (710-794 d.c.), dentro del palacio imperial. A pesar de que ningún jardín ha sobrevivido, existen evidencias gráficas de sus diseños en las pinturas de la época, las cuales muestran un paisaje naturalístico con lagos e islas, que representaba el concepto taoísta de la dualidad yin-yang.

El nacimiento del “Jardín Zen” vino dado por la necesidad de crear un espacio que fuese utilizado como una ayuda para la meditación. Durante este período, las parcelas de tierra fueron más pequeñas y sus estanques diseñados a una escala menor. Es por ello, que para inducir la sensación de grandes ambientes en espacios más pequeños se requirió representar el paisaje natural mediante la combinación monocromática de todos sus elementos. Como resultado nació el jardín Zen tipo “escenario,” el cual fue más sofisticado con la incorporación de intrincadas líneas costeras en las orillas de sus estanques y mediante el uso de rocas en varias formas.

Luego, durante el período Muromachi (1392-1573) el Zen se popularizó entre los Samurai como una disciplina necesaria para realizar la acción correcta en momentos difíciles. El jardín Zen tipo “paisaje seco” (kare-sansui), realizado con roca y arena en estrechos espacios ubicados frente a los cuartos de meditación, comenzó a aparecer en los templos. Sin el uso del agua, la arena y las rocas simularon su presencia en forma de ríos o ambientes oceánicos.

Dentro de los jardines zen encontramos los ya citados, Kare-sansui. Aunque hay muchos tipos de jardines japoneses, los mas asociados con el zen son los espacios secos de arena y piedra, que se hallaban originalmente en los patios de los templos medievales. Este estilo de ajardinamiento se utilizaba principalmente para la contemplación y para alimentar el espíritu.
Su ubicación física, en los patios o en recintos al aire libre, combinada con su proximidad al zendo, o sala de meditacion, los hacia adecuados para la contemplacion, como su propio nombre lo indica: kansho-teien. Estos jardines zen estaban diseñados exclusivamente como profundas expresiones de la filosofia zen y como medios para la introspección para alentar la senda hacia la iluminacion.

El jardín de te Durante la edad Media se asento en Japon tanto la fuerza espiritual zen como las influencias culturales de China.

Composicion de un jardín zen:

– El jardin de te, o cha-niwa, fue diseñado en un principio como una vereda o una senda que conducia a la casa del te. El marco fisico del jardin se convirtio en el preludio de ese foco mas intenso que era la casa de te, aportando una transicion, desde las distracciones de la vida cotidiana hasta las demandas espirituales y los rituales de la ceremonia del te.

– El jardin tradicional, contenia cierto numero de elementos de piedra tales como losas, faroles y recipientes para agua. Muchos de estos adornos los introdujeron por razones practicas los maestros de te durante
el s.XVI.

Losas de piedra O tobi-ishi: proteger a las plantas , aportar un sendero natural a traves del jardin.

Faroles de piedra o Ishidoro: para alumbrar, ya que la ceremonia del te solia celebrarse por la noche (periodos Momoyama 1958-1600).

El pozo o ido: del que se extraia el agua para hacer el te.

Chiri-ana: fosa delimitada con tejas para depositar la basura y las hojas secas.

Cuenco de piedra o chozubachi: junto con otras piedras formaban el Tsukubai.

Kronik

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: