El Bushido, el credo del samurai.

En Japón la clase guerrera era conocida como Samurais, también llamada Bushi. Formaron una clase durante los siglos IX y XII. Emergieron de las provincias de Japón para transformarse en la clase gobernante, hasta su declive y total abolición en 1876, durante la era Meiji.

Los samurais eran luchadores, expertos en las artes marciales. Tenían notable habilidad con el arco y la espada. También eran grandes jinetes.

Eran hombres que vivían siguiendo el Bushido; era su modo de vida. La lealtad total del samurai era para su Emperador y para su Daimyo. Eran honestos y de total confianza. Vivían vidas frugales, sin intereses en la riqueza y cosas materiales, pero con gran interés en el orgullo y honor. Eran hombres de valor verdadero. Los Samurais no temían a la muerte. Entablarían batalla sin importar cuales fueran las dificultades. Morir en la guerra reportaría honor a su familia y a su señor.

Los samurais preferían luchar solos, uno contra otro. En batalla un Samurai “invocaría” el nombre de su familia, Rango y hazañas. Entonces buscaría un oponente de similar rango y batallarían. Cuando el Samurai acaba con su oponente le decapita, para así tras la batalla retornar con las cabezas de los oponentes vencidos que acreditan así su victoria. Las cabezas de los generales y aquellos con alto rango eran transportadas de vuelta a la capital y mostradas en las celebraciones y similares.

La única salida para un Samurai derrotado era la muerte o el suicidio ritual: seppuku.

Seppuku, desentrañamiento también conocido como Hara-Kiri, es cuando un Samurai literalmente se saca las entrañas. Tras ese acto, otro samurai, usualmente un amigo o pariente, le corta la cabeza.

Esta forma de suicido era realizada bajo diferentes circunstancias “Para evitar la captura en batalla, captura que el samurai no consideraba deshonrosa y degradante, pero de mala política; para expiar un acto indigno o fechoría; y quizás mas interesantemente, para advertir a su Señor”

Un Samurai preferiría matarse a si mismo antes que traer deshonor y desgracia al nombre de su familia y a su Señor. Esto era considerado un acto de verdadero honor.

Los samurais fueron la clase dominante durante 1400 y 1500. En 1600 era el tiempo de la unificación, las luchas en Japón habían cesado. Entonces, avanzado el final de la era Tokugawa, en los últimos 1700 Japón comenzó a moverse hacia una vida mas modernizada, mas “Occidental”. Los samurais y su modo de vida fueron oficialmente abolidos en los primeros años de 1870.No había necesidad de hombres luchadores, de guerreros, de samurais.

El Credo del Samurai

– No tengo parientes, Yo hago que la Tierra y el Cielo lo sean.
– No tengo hogar, Yo hago que el Tan T’ien lo sea.
– No tengo poder divino, Yo hago de la honestidad mi poder divino.
– No tengo medios, Yo hago mis medios de la docilidad.
– No tengo poder mágico, Yo hago de mi personalidad mi poder mágico.
– No tengo cuerpo, Yo hago del estoicismo mi cuerpo.
– No tengo ojos, Yo hago del relámpago mis ojos.
– No tengo oídos, Yo hago de mi sensibilidad mis oídos.
– No tengo extremidades, Yo hago de la rapidez mis extremidades.
– No tengo leyes, Yo hago de mi auto-defensa mis leyes.
– No tengo estrategia, Yo hago de lo correcto para matar y de lo correcto para restituir la vida mi estrategia.
-No tengo ideas, Yo hago de tomar la oportunidad de antemano mis ideas.
-No tengo milagros, Yo hago de las leyes correctas mis milagros.
-No tengo principios, Yo hago de la adaptabilidad a todas las circunstancias mis principios.
– No tengo tácticas, Yo hago del vacío y la plenitud mis tácticas.
– No tengo talento, Yo hago que mi astucia sea mi talento.
– No tengo amigos, Yo hago de mi mente mi amiga.
– No tengo enemigos, Yo hago del descuido mi enemigo.
– No tengo armadura, Yo hago de la benevolencia mi armadura.
– No tengo castillo, Yo hago de mi mente inamovible mi castillo.
– No tengo espada, Yo hago de mi No mente mi espada.

Si os interesa el tema del bushido, os recomiendo el libro “Bushido, el alma de Japón” del célebre Inazo Nitobe, un libro que muestra claramente de donde vienen las diferencias culturales tan evidentes entre oriente y occidente, desde la diferenciación de los códigos de conducta de los individuos.

Kronik

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: